La Educación Continua en las Universidades

“Arrecian las Crisis en las Universidades” es un título que encabeza un reportaje de Sonia del Valle publicado el pasado 31 de octubre en el periódico “Reforma.” Los adeudos y recortes presupuestales están provocando protestas y paros de estudiantes y profesores en muchas universidades públicas del país. La lista crece continuamente: la Universidad Veracruzana, la de Baja California, la Autónoma de Morelos, la Autónoma de Zacatecas, la Autónoma de Querétaro, la Intercultural de Chiapas, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, la Intercultural de Guerrero, la Pedagógica de Sinaloa, la Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y la Autónoma Metropolitana. La falta de fondos también ha generado enfrentamientos políticos entre gobernadores y rectores.

El subsecretario de Planeación, Evaluación y Coordinación de la SEP dijo que se requiere un nuevo esquema de evaluación para otorgar más recursos a las universidades resaltando que, según el Examen de Egresos de la Licenciatura que aplica el Ceneval, entre 45 y 50 por ciento de los egresados no cuenta con el saber básico de su profesión.

Lo que encierra este último párrafo es desalentador porque nos regresa a las discusiones de siempre acerca del mejoramiento de la educación superior. Mucho ha sido dicho (y se seguirá diciendo) acerca de ello con escasos resultados, así que preferimos exponer algunos hechos.

  1. La asignación de recursos a las universidades no muestra síntomas de mejoría.
  2. Las universidades se verán obligadas cada vez más a generar recursos propios.
  3. La educación continua se mantiene como una de las opciones para generar recursos.
  4. El e-learning facilita la impartición de cursos de educación continua sin reducir su calidad.

Esta necesaria generación de recursos tal vez no sea lo justo pero es la realidad.