10 Temores sobre el Aprendizaje del Inglés en Línea y cómo Superarlos

Los temores a tomar cursos de inglés en línea pueden no ser tan grandes como el miedo a volar o a hablar en público, pero son muy reales. Aquí están los 10 temores más comunes que las personas manifiestan y algunas sugerencias para superarlos.

1_orange_1Temor a enfrentar algo nuevo. Para alguien que nunca ha tomado un curso en línea o que no ha estado en un aula en mucho tiempo, el miedo a probar algo nuevo puede ser real y debilitante. Se sabe de un método útil para superar el temor al aprender una nueva habilidad: establecer metas pequeñas que deberás marcar a medida que las realizas. Esta práctica dará una sensación de logro y ayudará a mantener la motivación.

2_orange_1Temor a la tecnología. No es temor a la tecnología, sino a no entender cómo usarla. La verdad es que tomar un curso en línea es mucho menos desafiante de lo que la mayoría de la gente supone. Si usas el correo electrónico, publicas en una cuenta de Facebook o creas documentos en una computadora, no tendrás problemas con un curso en línea. Una introducción al sistema en línea más la realización de algunas tareas simples como iniciar una sesión o cambiar la contraseña reducen el temor considerablemente.

3_orange_1Temor a la falta de tiempo. Este temor es infundado. Un curso en línea es mucho más flexible que uno presencial. Puedes estudiar un rato, ir a atender un cliente y luego volver a terminar. Si las 11pm es tu mejor momento para estudiar, puedes hacerlo sin tener que salir de casa. La clave es crear un plan de estudio y respetarlo lo más posible.

4_orange_1Temor a no tener paz en casa. Este es un problema muy común. Si no tienes un lugar donde no te molesten, sería mejor ir a algún lugar donde puedas concentrarte. Para sacar lo mejor de las lecciones, es necesario encontrar un lugar tranquilo donde estudiar sin ser molestado por un rato. Si no lo puedes lograr, tal vez signifique que el aprendizaje en línea no es tu mejor opción, a menos que puedas encontrar una cafetería o un lugar apropiado en el trabajo con conexión a internet.

5_orange_1Temor a tener una computadora obsoleta. Una computadora demasiado antigua o que no funciona bien es un problema. Se puede determinar si la computadora es suficiente revisando los requerimientos mínimos que publica el proveedor del programa en línea; luego hay que asegurarse que no tiene virus ni problemas con el software. Es importante tener un equipo que funcione bien. El esfuerzo por conseguir una computadora más actual puede valer la pena porque servirá también para otros fines. Si esto no es posible, puedes explorar otras opciones. Muchos estudiantes toman sus cursos en cibercafés, por ejemplo.

6_orange_1Temor a una deficiente conexión a internet. Actualmente esto ya no es un problema en muchas partes del país. En las ciudades, las conexiones a internet suelen ser ya lo suficientemente buenas para los cursos en línea; si esto no es cierto con tu actual proveedor, puedes intentar con otro. Por otro lado, muchas comunidades alejadas de las ciudades no cuentan con este servicio o es muy deficiente. No hay mucho que pueda hacerse en este caso salvo esperar a que el servicio exista o mejore; quizás haya un lugar en la población que ofrezca un acceso.

7_orange_1Temor a la falta de un profesor. Un entorno de estudio sin profesor puede ser la barrera más difícil de superar. La idea de que una máquina guíe el aprendizaje desmotiva, atemoriza y provoca desconfianza en muchas personas. Es cierto, sustituir el trabajo de un profesor no es fácil así que tomar una decisión requiere un análisis más detallado. Para el análisis, es importante tener en cuenta la siguiente verdad: como al aprender a nadar o a andar en bicicleta, el aprendizaje de un idioma reside en la práctica; existen reglas gramaticales que hay que entender, por supuesto, pero la práctica es la clave. Consideremos tres alternativas: a. Clases presenciales con profesor, b. Clases en línea con profesor y c. Clases en línea sin profesor.

  1. Clases presenciales con profesor.
    • Ventajas: el profesor explica reglas y contenidos, conduce las clases, asigna y revisa tareas, guía ejercicios, corrige errores y resuelve dudas.
    • Desventajas: costo elevado, desplazamiento al lugar de las clases, interrupción de actividades de vida y/o trabajo, libros de texto o trabajo pasivos, necesidad de tomar notas, timidez y grupos numerosos con tiempo de clase limitado. La práctica se traslada casi completamente al tiempo fuera de clase (lo cual no siempre es efectivo o posible).
  2. Clases en línea con profesor (videoconferencia).
    • Ventajas: el profesor explica reglas y contenidos, conduce las clases, asigna y revisa tareas, guía ejercicios, corrige errores y resuelve dudas. Las clases pueden ser tomadas en casa o en el trabajo. Muchos contenidos están en línea.
    • Desventajas: costo intermedio o alto, necesidad de una computadora más potente y de una excelente conexión a internet para las videoconferencias. Dependiendo del costo, se pueden tener clases exclusivas o clases en grupo pero se mantiene una cierta rigidez de tiempo y horarios. La práctica es más constante pero aún se tienen que vencer limitaciones de tiempo en línea y la timidez con el profesor y/o con el grupo.
  3. Clases en línea sin profesor. Para esta opción es necesario tomar en cuenta la calidad del programa en línea. Si la calidad es alta, sus características se ubican entre las ventajas. Si la calidad es baja, sus características se ubican entre las desventajas. Supongamos que la calidad del programa es alta.
    • Ventajas: bajo costo, lecciones interactivas con una estructura simple y efectiva que facilita el aprendizaje. Contenidos y ejercicios multimedia (textos, audios, imágenes y videos) en línea que incrementan la retención y que obligan a la práctica intensa. Componentes automatizados que corrigen la pronunciación y la escritura. Los cursos se pueden tomar en casa o en el trabajo a un ritmo personal sin restricción de tiempo u horario. Existe facilidad total para equivocarse y repetir cuantas veces sea necesario sin apenarse ante un profesor o un grupo. Contenidos disponibles para el repaso. Todo en línea.
    • Desventajas: No hay presencia humana durante el estudio, el estudiante se siente solo (aunque el estudiante tiene acceso constante al soporte del proveedor y a herramientas para comunicarse en línea con otros estudiantes).

En general, el caso (a) propicia muchas reglas y poca práctica, el caso (b) menos reglas y práctica intermedia, el caso (c) pocas reglas y mucha práctica (alguien muy interesado en las reglas puede tomar un curso adicional de gramática).

8_orange_1Temor a no tener compañeros de clase. Algunos estudiantes temen sentirse aislados trabajando en una computadora sin poder conocer a otras personas en el curso, pero en los comentarios que recibimos encontramos justo lo contrario: los estudiantes reportan haber conocido a muchas más personas que en las clases presenciales. Esto se debe a que los sistemas de aprendizaje en línea suelen contar con herramientas para que los estudiantes practiquen comunicándose entre sí de diversas maneras local y globalmente (mensajes, foros, chat y juegos).

9_orange_1Temor a no entender el contenido. Este temor también es infundado. El diseño y producción de cursos en línea han progresado significativamente, entre otras cosas, debido al avance en el conocimiento de los mecanismos de entendimiento y aprendizaje del ser humano. Este conocimiento es base de teorías y métodos de enseñanza que dan origen al Diseño Instruccional: la práctica de crear “experiencias de instrucción que hacen la adquisición de conocimientos y habilidades más eficiente, eficaz y atractiva.” Cuando el diseño instruccional se combina correctamente con recursos multimedia (texto, audio, imágenes y video) se logran experiencias de aprendizaje muy efectivas pero fáciles de seguir aún por estudiantes que conocen poco de computadoras. Se logra que una máquina realice trabajos que antes sólo un profesor humano podía realizar.

num-10Temor a no aprender. A pesar de la abundancia de evidencia en contra, todavía muchos piensan que el estudio en línea simplemente no es tan efectivo como los cursos presenciales tradicionales. Esta actitud es riesgosa porque puede convertirse en una profecía auto-cumplida: si un estudiante está convencido a priori de que los cursos en línea son insatisfactorios, su estudio carecerá de motivación y compromiso, lo que conducirá efectivamente a resultados insatisfactorios. La verdad es que con un curso en línea bien diseñado y construido, se puede aprender tanto como con un curso presencial, además de que el estudio en línea ofrece ventajas adicionales:

  • Acceso a los cursos en cualquier momento y desde cualquier lugar.
  • Libertad para fallar. Siendo realistas, el aprendizaje efectivo requiere de fallar algunas veces, pero a nadie le gusta equivocarse en un salón lleno de gente. El estudio en línea permite fallar sin miedo, lo que fomenta la exploración y la prueba de ideas. En el peor de los casos siempre se puede empezar de nuevo, algo que muchas veces no puede hacerse en una clase presencial.
  • Mejor retención. La combinación de multimedia y diseño instruccional produce una más rica experiencia de aprendizaje.
  • Acceso constante. Si tomas una clase en el mundo real y necesitas un repaso, más te vale haber tomado buenas notas; en cambio, en los cursos en línea sigues teniendo acceso al contenido y a los recursos para repasar lo aprendido.

Conclusión

Temores - Aprendizaje de Inglés en LíneaTodos estos temores están en la raíz de la mayoría de las objeciones que escuchamos acerca del aprendizaje del Inglés en línea, pero con un plan, un poco de disciplina, y una actitud optimista se pueden superar. El esfuerzo te abrirá la puerta a una nueva manera de adquirir conocimientos. De cualquier forma, los cursos en línea llegaron para quedarse y serán parte de tu vida cada vez más. Algunas recomendaciones finales:

  • Conserva una actitud positiva hacia el aprendizaje en línea.
  • No procedas sin un plan.
  • No sólo supongas que puedes estudiar en cualquier lugar, escoge dónde estudiarás de acuerdo a tu plan.
  • Toma pausas mientras estudias.
  • Busca apoyo tan a menudo como lo necesites con el proveedor y con los compañeros en línea.
  • Haz tu mejor esfuerzo para mantener la motivación y el interés.